martes, 13 de octubre de 2009



La luz de la mañana dibujó un corasol en mi piso...yo le respondí con otra giñada.

4 comentarios:

ariadna dijo...

¡oh! ¿Será del corasol de quien se enamoró el cubito de hielo? tal vez por eso se funde... :)

gustavo zuritz dijo...

Cuenta allá arriba Ariadna que el corasol derritió al cubito para convertirlo en una esponjosa nube rosada y así iluminarla de besos...

carina garabato dijo...

no existirá un corasol más cálido que ese

gustavo zuritz dijo...

Es cierto, está más allá de los cambios climáticos y del reloj, es el tatuaje que llevamos vos...yo y tantos otros que andan por el mundo, nuestra familia...más verdadera y duradera que la de sangre.
Un besol!
El Nono